Los 11 principios de la propaganda de Goebbels.

por videlanghelo

En estos días de campaña electoral conviene recordar el decálogo que escribió Joseph Goebbels, ministro de propaganda nazi.

  1. Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único Símbolo; Individualizar al adversario en un único enemigo.
  2. Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo; Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.
  3. Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.
  4. Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.
  5. Principio de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.
  6. Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.
  7. Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.
  8. Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.
  9. Principio de la silenciación. Acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.
  10. Principio de la transfusión. Por regla general la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.
  11. Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente que se piensa “como todo el mundo”, creando impresión de unanimidad.

Es realmente sobrecogedor ver lo vigente que sigue hoy en día este decálogo de propaganda nazi. Es mas, el sistema político de más de un país se hundiría de no ser por este famoso decálogo. Podemos verlo a diario en cosas como ETA y los nacionalismos centrífugos, o la descarada campaña mediática antichavista ocurrida recientemente.

Todo está preparado para que nos preocupemos más en problemas aparentes que unos pocos desean que se conviertan en nuestra principal preocupación en lugar de preocuparnos por cosas que nos afectan a todos directamente en mucha mayor medida.

Con esto también se consigue que nuestros políticos recorten alegremente los derechos por los que tanto lucharon nuestros padres y abuelos mientras se lo agradecemos con efusivos aplausos. Como decía la reina Amidala: “Así muere la democracia, con un estruendoso aplauso.

Yo por mi parte hace tiempo que cuando veo algo en las noticias, de entrada pienso que es falso (o una verdad a medias) hasta que pueda demostrarse lo contrario. Nuestros periodistas han demostrado en multitud de ocasiones lo poco que les importa manipular y moldear a la opinión pública al gusto de los pocos de siempre.

En fin,