Muertes curiosas: El suicidio en directo de Budd Dwyer.

por videlanghelo

Robert Budd Dwyer, fue un corrupto político de Pennsylvania que hubiese pasado a la historia como otro caso de político corrupto de no ser por su espectacular muerte. Asfixiado por la presión de la justicia por casos de corrupción, el día anterior a que se dictase sentencia sobre su caso convocó una rueda de prensa. En dicha rueda, se declaró inocente y que no renunciaría a su puesto. Sus últimas palabras fueron:

“Agradezco al buen Señor por haberme dado 47 años de apasionantes retos, vivencias estimulantes, muchas ocasiones felices, y sobre todo, la excelente esposa e hijos que cualquier hombre pudiése desear.
Ahora mi vida ha cambiado, sin razón aparente. Las personas que me han llamado y escrito están molestas y se sienten impotentes. Ellos saben que soy inocente y desean ayudar. Pero en esta nación, la más grande democracia del mundo, no hay nada que puedan hacer para prevenir que me castiguen por un crimen que no he cometido.
Judge Muir es conocido por sus sentencias medievales. Me enfrento a una sentecia máxima de 55 años en prisión y una multa de $300,000 por ser inocente. Judge Muir dijo a la prensa “me sentí revigorizado”, cuando me consideraron culpable y que planea encarcelarme como un desestímulo hacia otros funcionarios públicos. Pero no seré un factor disuasivo porque cada funcionario público que me conoce sabe que soy inocente; no será un castigo legítimo porque no he hecho nada malo. Desde que soy víctima de una persecución política, mi prisión simplemente será un gulag americano.
Pido a aquellos que creen en mí, que continuén manteniendo la amistad y recen por mi familia, para trabajar incansablemente por la creación de un genuino sistema de justicia en los Estados Unidos, y proseguir con los esfuerzos de exonerarme, para que mi familia y su futura parentela no sean manchados por esta injusticia que ha sido perpetrada en mi persona.
Confiamos que la razón y la verdad se impondrán y seré absuelto dedicando el resto de nuestras vidas en crear un sistema de justicia aquí en los Estados Unidos. El veredicto de culpable ha fortalecido esa decisión.”

Tras leer su discurso, llamó a tres colaboradores, dándo a cada uno un sobre. Uno de ellos tenía una nota de suicidio para su mujer, otro contenía un certificado de donante de órganos y el tercero guargaba una carta para el recién nombrado gobernador de Pennsylvania.

Acto seguido, Budd abrió el cuarto sobre y sacó un Magnum .357 mientras aconsejaba a los asistentes que abandonasen la habitación si la presencia del arma los ponía nerviosos. Budd se puso el revólver en la boca y se pegó un tiro delante de las cámaras y millones de telespectadores, incluídos montones de niños que tuvieron que quedarse en casa por culpa de un temporal. En sus últimos momentos se le sangrando profusamente por la nariz y al de poco también empieza a caerle sangre de la frente.

Aquí podemos ver su muerte, atención son imágenes muy explícitas y me sorprende bastante que esté colgado en Youtube,  así que si tienes menos de 18 años o eres muy sensible, abstente de verlo: